Reciclado o reforma de propiedades: puntos a tener en cuenta

Abr 14 2022

Al momento de adquirir una propiedad que se adapte perfecto a tus necesidades, puede que esta requiera reformas. Esto suele darse cuando las propiedades tienen mucho potencial o están ubicadas en zonas privilegiadas pero son muy antiguas. Reformar un inmueble puede que sea la opción más inteligente, ya que es amigable económicamente hablando y, además, nos permite adaptar la vivienda aún más a nuestros gustos y preferencias.

 

Si tu interés es adquirir la casa perfecta que se adapte a tus necesidades como ninguna otra, la reforma definitivamente debería estar en tu abanico de posibilidades.

 

Para reformar tu casa, lo mejor es plantear una renovación por etapas o fases. Este estilo de planificación te permite ir ahorrando y que las reformas parciales se vayan pagando a la vez que te da tiempo a ahorrar para la siguiente fase. Además, se tendrá más tiempo para perfeccionar el proyecto y ajustarlo según vaya siendo necesario. De este modo, es más fácil corregir posibles errores que vayan apareciendo o cambiar ideas preconcebidas y que van cambiando según se ejecutan las fases.

 

Priorizando las necesidades concretas que deban ser ejecutadas de urgencia y siguiendo con la lógica general. El orden ideal de una reforma ejecutada en fases suele considerarse el siguiente:

 

1.     Instalaciones y reformas o refuerzos imprescindibles.

 

2.     Baños y cocinas.

3.     Pisos

 

4.     Carpinterías: puertas y ventanas.

 

5.     Acabados: pintura y/o papel pintado.

 

La reforma de estos espacios pueden implicar modificaciones integrales, osea, remodelar el espacio en su totalidad. Cuando nos preguntamos qué es una reforma integral muchas veces pensamos en un cambio completo de la casa, pero no nos paramos a ver qué aspectos conlleva.

 

Una reforma integral, normalmente, es la reestructuración completa del espacio total de la vivienda en la cual debes incluir acabados, carpintería interior y exterior, instalaciones de climatización, agua, electricidad, gas y energías renovables. Además, también pueden incluir cambios de distribución y en casos especiales reformas estructurales como rehabilitación de forjados o demolición de muros de carga.

 

También podemos hacer reformas decorativas para cambiar por completo el diseño de interiores, añadiendo elementos únicos y originales que renovarán por completo la imagen de las distintas estancias; reformas de interiores si queremos cambiar el estilo de las áreas internas de la casa; y reformas en el pavimento si hablamos de remodelar suelos mediante distintos acabados.

 

Ante cualquier tipo de reforma es importante determinar cuáles serán los plazos de inicio y finalización de las distintas partes de la reestructuración. Y es que una reforma integral requiere de mucho tiempo, por lo que es interesante dejar claro la duración.

 

Si reformas tu casa a tu gusto puedes eliminar tabiques, unir habitaciones, crear espacios abiertos y apoyarte del interiorismo y la decoración para ampliarlos de forma visual. Esto te permitirá crear los espacios perfectos que te hagan sentir confort y relajación en tu nuevo hogar.

 

Contenido creado originalmente por Sabio Marketing para Gauthier y asociados.